RESUMENDescargar archivo

La detención de Milagro Sala en el mes de enero de 2016 nos sacudió.

Primero pensamos: ¿cómo podía ser que detuvieran a una diputada del Mercosur?… ¿Y sus fueros contemplados en nuestra Constitución?…

Empezaban los vientos de cambio en el país.

Se crea el Comité Nacional por la libertad de Milagro Sala y posteriormente, creamos el comité en Villa Mercedes, compartíamos publicaciones, participamos en debates, estábamos atentos, pero inquietos, estos vientos de cambio no auguraban nada bueno.

Nos organizamos y quisimos formar parte del pedido de libertad, por ello, un 11 de marzo visitamos a  Milagro Sala en el Penal de Alto Comedero, en la Ciudad de San Salvador de Jujuy.

Milagro Sala, mujer, indígena, negra, dirigente social, militante,  referente de la Túpac Amaru, se encuentra presa ilegalmente hace 508 días en el penal de Alto Comedero.

En ese mes de marzo un grupo de compañeros y compañeras, que pertenecemos a diferentes espacios de militancia, decidimos ir a visitar a la Lideresa de la Túpac Amaru: Milagro. Emprendimos un viaje de más de 1300 km con la convicción de que se trata de una presa política a la cual no dejaremos sola en un intento del poder político de Jujuy de mantenerla silenciada, inmovilizada, con una mordaza.

Al llegar a Jujuy visitamos el barrio, al que llaman “Cantri Túpac Amaru”, registramos fotográficamente sus viviendas, sus escuela, su  centro cultural, y con ello, el abandono, el silencio, las calles vacías, apenas algunas mujeres silenciosas, que bajaban sus cabezas, que apenas susurraban el miedo y la pobreza, el miedo de nuevo y la desesperación.

Fotografiamos un barrio que significó el acceso a viviendas dignas a miles de jujeñas y jujeños excluidos, que tuvieron el derecho a la educación, a la recreación, y que hoy, la violencia del estado amenaza con borrarlos.

Luego, se hizo la hora, partimos al penal, después de la autorización del ingreso y de las requisas de rutina, ingresamos al  pabellón 3 de mujeres del penal de Alto Comedero. Allí fuimos recibidos y recibidas por la Compañera Milagro Sala quien luego de un efusivo abrazo y agradecimiento de nuestra visita nos invita a compartir una mesa con sus familiares, su esposo Raúl, hijos y Mónica – la Referente de Túpac Amaru en Salta-.

Con mate de por medio compartimos una larga charla donde discutimos su situación de detención tanto al interior del penal, como de su situación legal, la situación política y la realidad de los sectores populares tanto de la provincia de Jujuy como del país en general.

Nos encontramos con una Milagro aguerrida, con alegría, con entereza, intacta en sus convicciones y en su fortaleza como persona y militante.

“Estoy más preocupada por el presente y futuro de la Argentina que por mi situación personal…”

En la charla, Milagro nos plantea su  preocupación por la situación que está atravesando la Argentina. La desocupación, el achique del Estado, el endeudamiento, el cercenamiento de la libertad de expresión y de la libertad de organización son algunos de los temas que más le preocupan. Reconoce la complejidad que implica que aún los mismos sectores populares han votado un gobierno que no los beneficia con las decisiones políticas que toma, poniendo en riesgo todo lo logrado en doce años de un estado presente.

Considera que  el pueblo en general y aquellos que votaron al nuevo gobierno han sido engañados abiertamente por un discurso propagandístico que prometió cambios, que no han cumplido ni van a cumplir, ya que sus verdaderas intenciones pueden verse en las medidas que están ejecutando.

Recuerda que en el gobierno anterior los trabajadores accedieron a recursos concretos que mejoraron su calidad de vida, el trabajo como eje ordenador de lo social, en tanto factor de inclusión, les permitió acceder a la vivienda, educación, salud y posibilidades incluso que nunca habían tenido, como por ejemplo, irse de vacaciones. “recuerdo una vez que fuimos con Raúl a Mar del Plata, me emocioné al ver a compañeros vacacionando, conociendo por primera vez el mar…

“los compañeros están con mucho miedo, se sienten perseguidos pero me hacen llegar mensajes que dicen… flaca todavía te estamos esperando…”

En Jujuy se percibe un ambiente pesado, de miedo y persecución a aquellos que aún se atrevan a desafiar al poder de Morales y sus jueces. El hecho de que Milagro se encuentre presa es un mensaje disciplinador para los militantes y organizaciones que pretendan hacer de la política una herramienta de transformación social y mejoramiento de  la calidad de vida de los sectores populares.

“sé muy bien que Blaquier es quien me quiere presa…”

La persecución y hostigamiento a Milagro Sala no cesan dentro del penal. Internamente Milagro debe afrontar el hostigamiento constante por parte de la dirección del penal, el aislamiento, las malas condiciones y la presión psicológica son las estrategias para debilitar a la lideresa de la Túpac.

“durante el horario de visitas, una de las internas me amenazó de muerte delante de mi familia, no solo a mi sino a mis familiares…”

Donde hubo organización, inclusión y trabajo, hoy hay abandono, miedo y policías ocupando el territorio del Cantri Túpac Amaru.

Milagros nos comenta cuál es la situación actual del Barrio que construyó la Túpac en Alto Comedero. El barrio se encuentra abandonado, no hay mantenimiento de plazas ni parques, el parque acuático se encuentra en un estado de abandono que nunca existió durante este tiempo atrás. Tanto el Centro Cultural como la escuela se encuentran ocupados, vigilados por la policía de Jujuy. Una clara muestra de poder y amedrentamiento por parte de la gobierno de Morales. En el barrio se percibe un silencio extraño, no se ve gente en las calles, las plazas y parques están vacíos, al recorrerlo uno se da cuenta que la persecución se nota en el ambiente.

Milagro, Mujer,  Indígena, Negra, Latinoamericana.

Milagro no está vencida, está esperando que se haga justicia, está esperando volver a retomar las riendas de la Túpac para resistir y luchar contra las injusticias, como lo ha hecho durante todo este tiempo. Sabe que hay mucho por hacer y está dispuesta a hacerlo, sabe que la están esperando y  sabe que pronto se encontrará en las calles con los compañeros y compañeras del campo popular.

Se hace la hora de irnos…vemos a las “internas” abrazar a sus familias, a sus amigos.

Nos damos un fuerte y largo abrazo con Milagro quien nos susurra al oído, como un aliento, “vamos a volver…”

Nos vamos caminando, y de pronto un grito: era ella, haciendo chistes, riéndose,  saludándonos con los dedos en V, recordándonos a Jauretche, que decía que los pueblos deprimidos no vencen… es necesaria la alegría.

Una reivindicación y un pedido de libertad: Milagro, no te han vencido.

Claudio Quinteros

Marcela Calderón

MILAGRO SALA, NO TE HAN VENCIDO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *